Marta en Londres: Aprender inglés por las calles de Londres

Marta en cabina telefonicaHace un par de días escuché una conversación entre una familia española mientras viajaba en el metro. No es que sea una cotilla, pero he de decir que cada vez que escucho español en el metro o autobús (lo cual es bastante frecuente) no puedo evitar seguir los diálogos.

Estoy segura que esto se debe a una extraña combinación entre un cierto sentimiento de morriña junto a una dosis de veteranismo… En cualquier caso, la hija de la familia decía muy seriamente que en Londres no se aprende inglés y que si realmente alguien quiere mejorar el idioma de verdad tiene que elegir un destino en la Inglaterra profunda.

Ante dicha afirmación (tantas veces escuchada en España), dediqué el resto de mi trayecto a reflexionar si en efecto la chica gozaba de razón. Así que inconscientemente viajé en el tiempo y retrocedí a todos esos escenarios que hicieron que mi inglés a día de hoy sea más que suficiente para hacerme entender en mi día a día.

Sin querer, algo en mí misma me dijo que sí merecía la pena y que los métodos-no siempre los más tradicionales- fueron efectivos. He aquí lo que ofrece la ciudad del Támesis a los españoles en busca de inglés:

metro Londres

En el metro
El metro de Londres puede ser todo lo que uno quiera. Desde un infierno a las 8 a.m hasta una especie de academia de idiomas. Y es que literalmente, el tube londinense es el mejor evaluador de nuestro inglés. Cuando utilizas este transporte por primera vez, lo más probable es que no te enteres de lo que diga el conductor por el megáfono, aunque la buena noticia es que si el tren por alguna razón finaliza de golpe su trayectoria, podrás intuirlo simplemente siguiendo a tus compañeros de vagón… Así que mientras consigues afinar el oído al idioma (esto conlleva unos cuantos viajes) podrás leerte toda la publicidad, analizarla, intentar entender los chistes implícitos en el mensaje, poner a prueba tu nivel de comprensión y sobre todo adquirir vocabulario. Pero el tiempo pasa y al cabo de unos meses, de repente, el tren se para y… ¡Entiendes  la causa!

En los cafés
Londres puede ser una ciudad muy agobiante. Si nos paramos a pensar en la cantidad de gente que cada día se sube al metro o camina a empujones por el agitado Oxford Street podremos confirmar fácilmente lo busy que es. Sin embargo, esto tiene algo bueno, y es que en esta ciudad, la probabilidad de que alguien quiera aprender inglés es muy elevada. Antes de mudarme aquí nunca había visto anuncios que dijesen: “Mi inglés por tu español” (Por supuesto, la combinación también funciona entre otras lenguas). En cualquier caso, es en páginas como el famoso y maravilloso Gumtree (árbol de goma), donde puedes encontrar a gente de todas las edades interesada en aprender tu idioma tomando un café. La dinámica es muy fácil: La mitad del tiempo en inglés y la otra mitad en español. Mejoras tu speaking y con un poco de suerte, haces amigos británicos (¡Los amigos españoles se hacen antes!)

En las entrevistas de trabajo
A nadie le gusta pasar por el mal trago de una entrevista de trabajo en inglés, sin embargo es más que necesario para el español recién aterrizado en la isla. No importa el puesto que se solicita, ni si te cogen finalmente (en el momento nunca piensas eso). El caso es que con las primeras entrevistas aprendes muchas palabras clave y de alguna forma te sientes como si en vez de “entrevistador y entrevistado”, la cosa fuese más bien “examinador y estudiante”, de manera que el pasar por algunas de ellas es siempre un sentimiento familiar. La principal diferencia radica en que el que te examina para los certificados de Cambridge probablemente tenga acento británico, mientras que en una entrevista de trabajo en Londres, nunca sabes de dónde será el de Recursos Humanos (Inglaterra, Escocia, Australia, EE.UU, Sudáfrica…Who knows!)

CockneyEn el Este
Cuando ya llevas un tiempo viviendo en tu nueva ciudad y sientes que tu nivel es bastante aceptable, te encuentras con un nuevo obstáculo: El Cokney, una jerga propia del East End londinense que se basa en las rimas. Se sabe que fue creado con el fin de que terceras personas no entendiesen ciertas conversaciones y lo cierto es que si te encuentras con alguien que lo utiliza, literalmente no tendrás ni idea de lo que se esté tratando. Un ejemplo es “bread and honey”, el cual sustituye a  “Money”, de tal forma que escucharíamos decir a alguien “I run out of bread” para decir que anda mal de dinero. Para buenos ejemplos de acento cockney sólo hay que ver la serie Eastenders (Aún no he conseguido ver un capítulo entero).

Nunca he vivido en ningún otro lugar del Reino Unido que no fuese Londres, pero según mi experiencia, esta ciudad te permite aprender y mejorar el idioma de diferentes maneras pero sobre todo, de forma divertida. Como una vez dijo el Doctor Samuel Johnson: “Quien está cansado de Londres, está cansado de la vida”, y yo por ahora no me canso…

Mas de Marta en Londres

More from wellingtonhousebcn

Heroes of London 2012 Olympics – (Infographic)

Here is a fun infographic which celebrates the heroes of the 2012...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Hace un par de días escuché una conversación entre una familia española mientras viajaba en el metro. No es que sea una cotilla, pero...
" />