Marta en Londres: 5 establecimientos que harán más fácil tu vida en Londres

Marta en la cocina

Cuando nos mudamos a otro país ignoramos pequeños detalles de la vida cotidiana que condicionan nuestra calidad de vida. Como es lógico, lo primero que hacemos al aterrizar en suelo extranjero es centrarnos en asuntos como el alojamiento, la búsqueda de empleo y demás tareas burocráticas. Cuando ya hemos conseguido todo eso, digamos que podemos decir que hemos empezado a vivir y es cuando dudas como dónde cortarnos el pelo o hacer deporte sin arruinarnos nos van asaltando… El dicho popular dice que “como en casa en ningún sitio” y no voy a ser yo la que lo ponga en duda, pero sí diré que cada uno hace de una ciudad ajena su propio hogar.

Éste es mi Londres para sentirte como en casa:

1. La lavandería
La lavandería es uno de esos lugares que un español nunca pensaría que otras culturas pudiesen explotar de tal forma. Las laundries, como aquí las llaman, están repartidas por todos los barrios residenciales de Londres. Sus servicios son económicos y a la vez muy cómodos, teniendo en cuenta que las horas de sol al año de esta ciudad son insuficientes para secar la ropa a diario. La primera vez que llevé mi ropa a secar a la lavandería hacía un frío terrible. Entré con mi bolsa de Ikea, saqué mi libro y esperé a que los 15 minutos pasasen. Cuando la máquina dejó de hacer ruido me levanté y vi cómo la sala se había llenado de gente joven, revistas y libros. Me pareció gracioso ver como una lavandería puede convertirse en una sala de lectura en un barrio londinense.

2. El centro deportivo del barrio
Nunca he sido una gran corredora de fondo, pero lo cierto es que ha sido en Londres donde me aficioné a correr por las calles y parques. Eso sí, a diferencia de los británicos a los que parece que ni la nieve es suficiente motivo para suspender una carrera, en los meses de frío opto por la natación. Todavía no he sido capaz de encontrar una piscina olímpica, pero sí estoy satisfecha con el Leisure Centre de mi ayuntamiento. El precio es relativamente económico y te permite la posibilidad de utilizar todos los centros deportivos de tu zona. Como buena amante de la natación, he de decir que el principal inconveniente en las piscinas británicas es que el uso del gorro no es obligatorio.

3. Cafeterías con WIFI
En España presumimos de buenos cafés, algo que por lo general no abunda en los famosos Starbucks, Pret a Manger o Costa cafés. Exceptuando la irresistible bollería, los productos en estos lugares son un tanto caros para la calidad ofrecida (léase el café fundamentalmente), sin embargo, sus decorados  y su bonita imagen corporativa lo compensa, atrayendo a cientos de turistas o propios londinenses en busca de agradables espacios de lectura. Para los que el ritmo de la ciudad arrastra a pasar el día fuera de casa, estos cafés son geniales para conectar el portátil a la wifi y pasar horas y horas navegando por la red.

Hair by Fairy, hairdressers in London4. La peluquería
Cuando llegué a Inglaterra no pensé en la aventura de ir a una peluquería hasta que me di cuenta de que mi pelo ya necesitaba un importante toque de tijeras. Fue entonces  cuando descubrí ciertas cosas acerca de ir a la peluquería en otro país. En primer lugar, que esta visita aquí es de lujo y que a diferencia de las sesiones casi semanales que uno se da en la pelu del barrio de turno, en Londres es mejor dosificarse e ir al hairdresser lo imprescindible, ya que las tarifas rondan las 35 libras para media melena. Mi recomendación se llama Hair by Fairy, en el bonito Neal´s Yard en Covent Garden. Una fría mañana de marzo la encontré mientras me perdía entre bonitas teterías con sillas y cupcakes de todos los colores. ¿Lo mejor del lugar? El económico precio y los idiomas que hablan gracias a un staff  de todo el mundo (¡podrás explicar el peinado o corte que desees en tu idioma!). ¿Lo peor? No admite cita previa, así que la cola a veces puede hacerte desesperar…

5. Un supermercado con productos españoles
Sabemos que en los supermercados  Tesco o Sainsburys venden productos españoles como el jamón serrano o las aceitunas. Pero lo cierto es que para una mayor variedad de productos ibéricos existe un lugar con nombre y apellido español: García. Este antiguo supermercado de dueños españoles, situado en pleno Portobello Road, es frecuentado por turistas, vecinos de la zona y españoles residentes en la isla en busca de Cola Cao o fuet La Piara. Este negocio se ha ido ganando su fama en la capital británica por lo que sus altos precios son aceptados por aquellos con buen paladar.

Como buena extranjera, mi búsqueda de nuevos servicios cotidianos es constante. Mis tareas pendientes a día de hoy son el pescadero de confianza y un buen dentista para que cuando la muela del juicio ataque, ¡no tenga que coger un vuelo Ryanair urgente!

Mucho Mas de Marta en Londres

More from wellingtonhousebcn

Top 5 Christmas Jokes in English (TEFL/ESL Class)

1. Q: What do you call a deer with no eyes? A: No...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Cuando nos mudamos a otro país ignoramos pequeños detalles de la vida cotidiana que condicionan nuestra calidad de vida. Como es lógico, lo primero...
" />