Marta en Londres: ¿De qué se ríen los ingleses?

funny a-frame sign in EnglandEl otro día iba en el metro y me fijé en una  publicidad que decía: “Don´t worry Mr Cameron, we´ll stop the recession”. El anuncio pertenecía a una clínica de cabello y naturalmente se refería a la recesión capilar…El resto del viaje lo dediqué a analizar en mi mente todas esas cosas con las que chocamos lo seres humanos cuando vivimos en otro país. El humor sin duda, es una de ellas. Y sí, efectivamente el humor inglés no es un mito, existe. Yo lo describiría con el adjetivo “fino” pero “seco” a la vez y le sumaría grandes dosis de ironía. Desde los anuncios del metro y la tele hasta las pinceladas espontáneas de sarcasmo que uno se puede encontrar en cualquier conversación con un inglés, los de fuera nos enfrentamos día a día a la batalla con un humor que, en principio, no pillamos.

Ésta es mi reflexión personal a cerca de lo que tanto hemos escuchado hablar: el humor inglés.

Elegancia y mucha sutileza

Desde los tiempos de Oscar Wilde hasta los días de  Mr Bean y The Office , el humor inglés tiene la capacidad de producir gracia sin apenas exigir un esfuerzo por parte del que emite la broma (entiendo por esfuerzo algún tipo de gesto o elevación de la voz como en el caso de la gran mayoría de los españoles…). Un clásico y gran ejemplo de  humor inteligente y fino a su vez es el que fue un taquillazo en su día, “La Vida de Brian”.  

Alusión a la escatología

Aquí viene la paradoja del humor inglés, que por un lado es sereno, fino y elegante a la hora de gastárselas. Sin embargo, he de decir que en más de una ocasión he visto como las bromas tienen como centro de atención a los excrementos y a toda su familia semántica. En la línea de cosas terribles a la hora de encontrar la gracia se suman las bromas por los defectos físicos. Un ejemplo de cómo este humor puede ser de color negro azabache es el siguiente: Érase una vez una pareja de dos ancianos de 96 años que mantenían una relación amorosa en un centro de la tercera edad. Un buen día el hombre le confesó a la mujer que estaba viendo a otra. Ésta le preguntó- ¿Es más joven que yo? Y el hombre respondió – No, tiene 98 Entonces, ¿qué tiene ella que no tenga yo-  Insistió la mujer. Párkinson- dijo él.  

Saben cómo reírse de sí mismos

funny difference between American and British English

Dicen que el humor de cada país es el reflejo de sus fobias al igual que una forma de parodiar su sociedad. En el caso de Inglaterra la parodia apunta a personajes de la realeza y la clase política (los primeros ministros se llevan la palma). Si en España nos desahogamos parodiando al macho ibérico, así como al cateto más cateto hablando en “inglés”, en el reino de doña Isabel se ríen del estereotipado y soso gentleman que sobrevive en el mundo actual dejando claro que las viejas y educadas formas nunca pasan de moda…Además de ver algún capítulo de Little Britain y Mr Bean, merece la pena leerse el mini libro “The How to be British” de Martyn Ford y Peter Legon (ambos ex profes de inglés como lengua extranjera) en el que parodian a través de viñetas el carácter inglés a todos los niveles. A grandes rasgos, esta sociedad parodia su falta de identidad culinaria, el tiempo y su carácter híper correcto.

También saben cómo reírse de los demás Pigs will fly

Como buenos isleños, los ingleses son especialistas en hacer bromas sobre otras nacionalidades (ahora más que nunca dado los altos índices de extranjeros residiendo en su territorio). No es raro que éstos tachen de simples a los norteamericanos, de extremadamente arrogantes a los franceses, a quienes llaman “frogs”, dado su gusto por las ancas de rana (los franceses se la devuelven llamándolos los “Roast beef”) o de spaguettis a los italianos…Por supuesto la prensa es una de las protagonistas en cuanto a humor se refiere. En el plano económico es más que común que los “Pigs” (Portugal, Irlanda, Italia, España y Grecia) salgan a la luz.

Mucha, mucha ironía

Es por algo que este humor se ha ganado el título de polémico alrededor del mundo. Y es que la ironía es sin duda su principal ingrediente. Son constantes las críticas cómicas (puñaladas que denominaríamos los españoles) en cualquier discurso público. Desde el modesto Oscar Wilde, pasando por los magníficos Beatles hasta Winston Churchill, los personajes públicos ingleses no se han contenido en ningún momento a la hora de criticar al de enfrente. Lo que este humor seco supone para el resto de los mortales, para ellos es parte del día a día. No hace falta poner un programa de monólogos para escuchar este tipo de bromas. Un ejemplo perfecto es el programa de cocina en Channel 4 del famoso chef Gordon Ramsay, quien además de cocinar no se corta un pelo con los que se animan a participar en el show (Hay que decir que a veces tiene mucha gracia). Nosotros en cambio tenemos a Carlos Arguiñano y a sus maravillosos chistes (Léase la ironía).

Está claro que Inglaterra no se ha hecho famosa por su gastronomía ni por ser el mejor destino para las vacaciones estivales. Sin embargo, nadie puede negar que se haya ganado la fama gracias a su mal tiempo y a su ácido humor. Eso sí, yo de momento no me arriesgo a pagar para ver a uno de sus cómicos en acción. Lo dejo para cuando me sienta un poco más inglesa…

Written By
More from admin

¿Cómo se Celebra la Navidad en Inglaterra? | Christmas in the UK

¿Te has preguntado alguna vez cómo sería pasar la Navidad en Reino...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El otro día iba en el metro y me fijé en una  publicidad que decía: “Don´t worry Mr Cameron, we´ll stop the recession”. El...
" />