Marta en Londres: 5 Consejos para redactar mejor en inglés

RedacciónLos hispanohablantes y los anglohablantes se diferencian en mucho más que en el carácter, el tono de voz (un poco más alto en el caso de los primeros) o en la forma de socializarse, por ejemplo. Dicha reflexión la realizo a menudo; seguramente cada día. Y es que en el terreno del uso del idioma estas diferencias se reproducen. Sobre todo, cuando nos expresamos en papel. Ya sea en un correo electrónico de trabajo, una redacción o un artículo periodístico, el carácter del idioma habla por sí solo. El español presume de lenguaje elaborado y el inglés de ir directo al grano. Es decir, mientras en la lengua cervantina utilizamos dos líneas para decir algo, en inglés lo más probable es poder decir lo mismo en apenas media frase…

Aquí van algunos puntos clave que debemos recordar cada vez que nos lancemos a escribir en inglés.

1. Sí a la economía del lenguaje: Palabras cortas

¿Para qué escribir una palabra de tres o cuatro sílabas si existe una monosílaba que significa lo mismo? La mentalidad del inglés en la redacción sigue la ley de la economía del lenguaje (¡Si es posible eliminar una palabra a por ella!). Por supuesto, esto no solo tiene que ver con la mentalidad de aprovechar el espacio, sino también por una cuestión muy sencilla: El inglés bebió del latín (De ahí algunas de sus palabrejas largas y muy parecidas a las del castellano) y también de otras lenguas sajonas, de las cuales les viene la mayor parte de  sus palabras, por lo general más cortas. Si queremos contar algo en inglés, nos guste o no, la vía es el vocablo corto. (Ej. Speed y no Velocity)

2. Evitar tecnicismos y palabras científicas

Keep it simpleSi en los textos españoles para dar mayor credibilidad intercalamos algún que otro tecnicismo, en inglés el uso de éstos tiene un efecto totalmente contrario. Un poco en la línea de las palabras de origen latino, los términos científicos están mal vistos en textos de la vida cotidiana. Es decir, si no escribes en una revista especializada no existe necesidad alguna de echar mano de jergas complicadas. Una vez más, si puedes encontrar una palabra de uso común nunca utilices la técnica. Keep it simple!

3. Cuidado con las subordinadas: Frases breves

Quizás porque el español es un idioma más rimbombante, a menudo cuando intentamos traducir una frase del español al inglés comprobamos que no nos queda otro remedio que simplificarla. Buscar lo que quisiésemos decir en nuestra lengua en palabras inglesas es difícil. Por eso la clave está en pensar en el idioma en el que escribimos (y dejar las florituras para otro momento). Lo que está claro es que el lector de habla inglesa no está acostumbrado a frases largas. Basta con comparar dos noticias de prensa para ver que la media de una frase en inglés contiene unas 22 palabras, mientras que la que está en español puede perfectamente llegar a doblarla…

4. Olvídate de metáforas y expresiones conocidas

Una vez más hay que recordar que el inglés escrito es un idioma conciso que quiere llegar pronto al lector, con lo cual el uso de metáforas o expresiones que se anden por las ramas no tendrán una buena acogida en los lectores anglohablantes (En este punto he de decir que el abuso de expresiones conocidas  que se escuchan 20 veces al día debería evitarse en cualquier idioma). En cuanto al uso se adjetivos, en el mundo anglosajón son más exigentes; no más de 2 adjetivos por sustantivo. En definitiva, si quieres ser sofisticado en inglés el jugar con las construcciones del lenguaje no es el camino…

5. Otros aspectos: Tiempos verbales y ortografía

passive or active voiceAdemás de las diferencias de estilo y forma, el inglés nos vuelve a llevar la contraria en aspectos como el de los tiempos verbales. ¿El mejor ejemplo? El uso de la voz pasiva, que veremos muy rara vez en textos escritos. Probablemente por ese carácter directo y activo del idioma… (Desde luego la voz pasiva resta acción a la historia). Y por cierto, decir como última pincelada que los gentilicios, los meses del año y los días de la semana van con mayúscula.

Probablemente si este artículo lo tradujésemos al inglés perdería la forma por completo, aunque sí mantendría la idea o mensaje. Esta es una de las muchas y fantásticas curiosidades que esconde el inglés y que se descubren cuando se le conoce de cerca. 

Written By
More from admin

Vocabulary Quiz: Do You Know This Airport Vocabulary?

Match the pictures with the words and test your English vocabulary Visit GoEnglish today...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Los hispanohablantes y los anglohablantes se diferencian en mucho más que en el carácter, el tono de voz (un poco más alto en el...
" />