¿Afecta el inglés en nuestra manera de pensar?|Marta en Londres

¿Cambian los idiomas nuestra manera de pensar?No hace mucho leí un artículo que hacía alusión a un estudio que confirmaba el hecho de que los bebés aprenden el idioma materno ya en el útero. Es más; cuando nacemos lloramos con acento. Al parecer el estudio puso a prueba a 60 niños franceses y a otros 60 alemanes y por lo visto los primeros lloraban en un tono bajo y los segundos de manera más áspera y dura. Pues sí, llegamos al mundo condicionados por nuestra lengua madre y resulta que cada sonido, cada tiempo verbal y cada palabra es responsable de la manera en que pensamos. Pero, ¿qué ocurre cuando aprendemos otros signos lingüísticos distintos a los nuestros? Yo soy de las que opino que cuando uno aprende un idioma se da cuenta de las carencias, los miedos, los orgullos y los tesoros de la comunidad que lo habla. Después de casi tres años en esta isla creo que he llegado a entender un poco el aire que respira la sociedad británica y en parte ha sido gracias al idioma.

Porque somos alguien distinto cuando hablamos una lengua extranjera, aquí dejo algunos ejemplos de cómo el inglés condiciona mi forma de entender el mundo.

 

En UK el tiempo y el té lo son todo

Sin duda, las frases hechas y las expresiones que encontramos en cada idioma son otro de los indicadores de las carencias y riquezas de dicha cultura. Una de las cosas que más me llamó la atención del inglés fue la riqueza de expresiones que reúne utilizando el tiempo como protagonista (Los mismos británicos se ríen del tiempo en su país y son conscientes de que es un tema que se presta a la parodia).Algunos ejemplos de weather idioms son:

To be under the weather: Estar enfermo.

Fair-weather friend: Alguien que dice ser tu amigo sólo cuando las cosas van bien.

Con el té pasa un poco lo mismo. Es la bebida no alcohólica por excelencia, así que algún tipo de homenaje tenía que recibir en términos lingüísticos…Un buen ejemplo de cómo los ingleses demuestran su amor hacia el té es esta frase: It´s not my cup of tea. Cuando algo no se parece a lo que una taza de té les hace sentir, entonces quiere decir que no les convence demasiado.

Como nota de color decir que quizás también sea el tiempo el responsable de que cuando se le pregunta a un británico How are you?, una de las respuestas más escuchadas sea Not too bad (No demasiado mal). Y sí, admito que yo también lo he dicho más de una vez…

 

El inglés es un idioma igualitario

El género de las palabrasTodos sabemos que el español es un idioma que hace distinción de género al hablar de objetos y sentimientos. Y todos sabemos que muchas veces esto contribuye a asociar determinado sexo con ciertas imágenes. Tan sólo hay que pensar en la palabra España, que ya sea porque termina en “a” o debido a la influencia que dejaron piezas del folclore nacional como Suspiros de España, se tiende a identificar con una mujer. El inglés en cambio es un idioma igualitario. Aquí no existe el uso del masculino genérico para referirse a los dos sexos ya que tan sólo un “you”, un “we” o un “they” engloba a ellos y a ellas. Por eso, mientras las niñas en los países hispanohablantes tienen que asumir en el cole que habrá ocasiones en las que no estén incluidas en “todos”, las de países de habla inglesa no tendrán ese problema. En cualquier caso, sí es cierto que el género de los objetos y los sentimientos ha otorgado infinitas posibilidades a nuestra literatura.

 

La ironía de las palabras en inglés cambia

Good for youÉste es otro de los indicadores que evalúan el nivel de idioma de los que vivimos en el extranjero. Si consigues entender los dobles sentidos de tu nuevo idioma, entonces podrás calificar tu nivel de avanzado. Pero a veces no sólo consiste en entender la ironía ajena, si no en eliminar las huellas de nuestra lengua materna. Me explico: A menudo en Londres escucho la expresión Good for you, lo que literalmente significa “Bien por ti”. La primera vez que la escuché la traduje en mi mente con cierto tono sarcástico, ya que en español podría traducirse como un “Me alegro por ti”, un comentario muy positivo, que sin embargo ha ido evolucionando hacia el lado irónico del lenguaje. Así que, desde aquí advierto que si alguna vez alguien escucha good for you al final de una frase, la persona efectivamente se estará alegrando por ti.

 

La cortesía del inglés

Que los británicos gozan de fama de corteses es algo que todos sabíamos desde hace tiempo. En este aspecto el idioma también se encarga de reflejar esa amabilidad, quizás un tanto exagerada para los del sur de Europa. Además de gracias a los clásicos Yes, please y No, thanks, estos pequeños detalles de cortesía también se pueden percibir en otros contextos. Por ejemplo, en inglés cuando escribimos un correo electrónico a alguien que ya conocemos es bastante frecuente comenzar la primera línea con un “Hope you are well” (léanse también posibles variaciones) mientras que si ese correo fuese enviado en español lo más probable sería encontrar un “¿cómo estás?”, es decir, algo un poco más directo. Por supuesto, como todo idioma, el inglés no se queda corto en cuanto a palabras malsonantes. Para hacerte una idea de qué tipo de expresiones coloquiales abundan en inglés visita este artículo.

 

¿Quiere decir todo esto que nos convertimos en alguien más amable pero un tanto más negativo cuando hablamos inglés…? Y tú, ¿crees que los idiomas afectan a nuestra forma de ver el mundo?

More from Marta López García

7 Expresiones en inglés que son una animalada| Marta en Londres

Se acerca el Día Mundial de los Animales (4 de Octubre) así...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

No hace mucho leí un artículo que hacía alusión a un estudio que confirmaba el hecho de que los bebés aprenden el idioma materno...
" />