6 Verdades sobre trabajar en inglés |Marta en Londres

bridget-jones-work-placeEl mes pasado Londres y yo estuvimos de aniversario. Hicimos cinco años; cinco años viviendo y trabajando en inglés. En el terreno laboral estos años fueron llegando cargados de sensaciones, empezando por el miedo a priori de trabajar en un idioma que no es tu lengua materna, pasando por algún momento que otro de frustración frente a ese eterno sentimiento de saber que podrías haberlo hecho mejor si… (fuese en español), hasta alcanzar la cumbre ondeando tu bandera al sentir la satisfacción del trabajo impecable en ese idioma que tanto has machacado y que, sin saber cuándo ni cómo, un buen día se convirtió en tu compañero de batallas.

Ya sea porque tú también has vivido la experiencia de trabajar en inglés y todo esto te resulte familiar, porque estás sopesando la posibilidad de hacer unas prácticas en el extranjero o quizás tan sólo porque te pica la curiosidad de saber qué se siente al lidiar con una bandeja de entrada en inglés, aquí te dejo mis 6 verdades sobre trabajar en la lengua de Shakespeare.

1. Jugar a ser la víctima del inglés. Es un hecho. Durante los primeros meses trabajando en inglés es más que común apoderarse de la frase: “Es que si fuese en español, lo hubiese hecho mejor…” Y es que aunque me duela admitirlo, he de confesar que durante un tiempo jugué un poco a ser la víctima en momentos en los que, probablemente yo más que nadie, sentía que dicha tarea o presentación no había sido perfecta. De todo se aprende, ¿no?

2. Aprender palabras que después no sabes cómo traducir a tu propio idioma. Esto ocurre en casi cualquier ámbito. En el caso concreto del marketing digital, al cual me dedico, al tratarse de un campo relativamente joven que sólo se entiende gracias a los poderes de la red, éste da pie a toda una serie de nuevas palabrejas que en más de una ocasión he intentado traducir y no ha sido tarea sencilla.

trabajar en inglés3. Experimentar altos niveles de satisfacción personal. Es muy fácil jugar el papel de víctima y esconderse tras la pantalla en tu escritorio, aunque también es muy aburrido. Trabajar en inglés te brinda oportunidades todos los días. Tan solo hay que saber cogerlas y proponerse el avanzar cada día. No por la empresa en la que trabajes, sino por ti mismo. Recuerdo que en la primera agencia para la que trabajé en Londres se me dio la oportunidad de escribir para un cliente de UK, puesto que el de España no había podido renovar el contrato. En un primer momento, recuerdo que me lo tomé de forma negativa, ya que dejándome llevar un poco por el ego, estaba convencida de que mi versión española superaba mil veces a mi versión británica. Pasó el tiempo y a día de hoy todavía me siento inmensamente agradecida por haber recibido tal oportunidad (a pesar de que mi versión española sigue siendo mejor que la británica) 😉

4.Ganarse el respeto de tu equipo y tus superiores. Trabajar en un idioma que no es el tuyo puede tener muchas ventajas. Una de ellas es respirar el respeto que mucha gente puede sentir hacia ti. El hecho de realizar un trabajo en inglés no es fácil y eso, aunque no lo sepan los angloparlantes de tu oficina porque no lo han vivido en carne propia, probablemente se lo huelan.

5. No solo trabajarás en otro idioma, sino que lo harás de otra forma. Ya he hecho alusión en posts anteriores a la psicología que se esconde detrás del inglés. Si bien el idioma español juega a ser más directo, pasional y un tanto más “sincero”, digamos que el inglés es su contrapunto: un idioma que se va por las ramas, que se disculpa ante todo y que intenta guardar las formas en todo momento. Por supuesto, este choque genera frustración a la hora de querer dar un feedback en un email, expresarte en una reunión o simplemente a las 9 de la mañana de un lunes, cuando solo quieres hacerte un café y no hablar de lo que hiciste el fin de semana. Lo dicho. Vivirlo, hasta tiene su gracia…

trabajar en Londres

6.Te convertirás en una persona más tolerante. Por lo general sí. Soy una gran apasionada de los idiomas y realmente creo que por cada uno que hablamos, ganamos nuevas cualidades. Ser capaz de moverse en un ambiente intercultural no tiene precio y creo que es precisamente lo que nos hace más ricos. Por supuesto, Londres tiene que ver mucho a la hora de encontrar dicha atmósfera (si trabajas en una oficina de la Inglaterra profunda probablemente prefieras saltarte este punto), ya que es uno de los lugares del mundo en el que puedes trabajar rodeado de increíbles personas de diferentes rincones del mundo. Y poder vivir eso… no tiene precio.

Si te ha resultado interesante esta entrada seguro que también te gusta:

9 Expresiones informales en inglés para hablar con desparpajo

Guía para descifrar los roles de una empresa británica

Más entradas de Marta en Londres.

Tags from the story
More from Marta López García

Expresiones que debes conocer para hablar del tiempo en inglés [y no del meteorológico]

Por una vez voy a dejar de meterme con el tiempo británico...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El mes pasado Londres y yo estuvimos de aniversario. Hicimos cinco años; cinco años viviendo y trabajando en inglés. En el terreno laboral estos...
" />